Estas dos amigas se lo pasaron en grande en las clases de restauración. Trajeron dos descalzadoras que tenían completamente arrinconadas en un trastero y las convirtieron en puro color!!

Os quería presentar este trabajo porque ilustra muy bien todo lo que puede cambiar una pieza con un poquito de creatividad. Eso en el taller nunca nos va a faltar!

Gracias chicas!!